jueves, 27 de julio de 2017

316. Paso de cebras



Tras una instancia presentada por registro, dos visitas al ayuntamiento y tres años de espera, por fin se procedió a pintar el tan deseado paso de cebras por el cual muchas personas mayores del barrio, entre ellas mis progenitores, pueden cruzar la calle con más seguridad para acudir a una especie de centro social ubicado en las inmediaciones. Puede parecer que la espera ha sido larga, y quizás así sea, pero en este país la Administración suele tomárselo con bastante más calma. Sea como sea, la mañana que salí a la calle, un día de sol radiante, y me encontré con las rayas blancas recién pintadas sobre el negro azabache del asfalto, sentí una alegría y sorpresa enormes. Me sentí igual que aquella mañana, tendría yo unos siete años, en que me levanté para ir al cole y descubrí por primera vez un paisaje todo cubierto de nieve.

No hay comentarios:

Publicar un comentario